operacion de miopia malaga

Cirugía Oculoplástica

¿Qué es la cirugía oculoplástica? ¿En qué consiste?

La cirugía oculoplástica es la subespecialidad de la oftalmología que se encarga de forma específica del diagnóstico y tratamiento de las enfermedades que afectan a las estructuras que se encuentran alrededor del ojo como son:

  • Los párpados
  • El sistema lagrimal
  • La órbita

Ofrece la respuesta a multitud de síntomas como el lagrimeo, la sensación de cuerpo extraño, posición anormal de los párpados, crecimiento de tumoraciones o deseo de mejora estética de la región periocular.

Procedimientos con fines estéticos frecuentes en oculoplástica: 

Blefaroplastia

¿Qué es la Blefaroplastia?

La blefaroplastia es la técnica quirúrgica utilizada para mejorar el aspecto y funcionalidad de los párpados.

El paso del tiempo castiga los párpados de distinta forma a cada persona, problemas frecuentes son la acumulación de piel en los párpados superiores o la aparición de las antiestéticas bolsas de grasa. Estos rasgos envejecen, dan un aspecto de cansancio a la expresión y  pueden, en algunos casos, ocasionar problemas de visión.

Mediante la blefaroplastia podemos mejorar estos rasgos, rejuveneciendo y mejorando la belleza de la mirada.

Para nosotros el elemento fundamental de la blefaroplastia es mantener siempre presente que los párpados son un elemento primordial en la protección y en el funcionamiento del ojo. Como cirujanos y oftalmólogos que somos por encima de todo priorizamos el cuidado de la visión.

¿Cómo es la cirugía de la blefaroplastia?

La blefaroplastia es una cirugía altamente individualizada, no hay dos cirugías iguales puesto que ¡no hay dos personas iguales!. Es un detalle particularmente importante porque interpretamos que cada paciente debe mantener los rasgos que lo definen como único, mejorando los aspectos negativos pero siempre respetando su esencia.

El preoperatorio: siempre realizamos un examen preoperatorio a nuestros pacientes para garantizar la mayor seguridad del procedimiento quirúrgico. Antecedentes personales, enfermedades actuales o pasadas, medicación,  anomalías de cicatrización o trastornos de coagulación deben ser valorados para evitar complicaciones.

La duración de la cirugía: es muy variable, dependiendo del número de párpados a intervenir  (superiores, inferiores o ambos) oscilando entre 1 a 3 horas.

Anestesia: la blefaroplastia es compatible con cualquiera de las técnicas habituales de anestesia, adaptándose a las características de cada paciente. En la mayoría de los pacientes utilizamos anestesia local más sedación que permite una cirugía indolora, sin ansiedad durante el proceso quirúrgico y evitando las complicaciones de  técnicas anestésicas más agresivas. En pacientes que lo prefieran se puede usar una anestesia general.

Las cicatrices: las incisiones en párpado superior se realizan siguiendo los pliegues naturales de los párpados, quedando ocultas, siendo solo apreciables con el párpado cerrado y estirado. En la parte más lateral se usan las arrugas de expresión para ocultarlas. Ambas habitualmente son imperceptibles a la vista pasadas unas semanas de la intervención.

Para la intervención del parpado inferior las incisiones se realizan en la conjuntiva; es decir, en la cara interna del párpado, no siendo visibles posteriormente. En algunos casos podemos realizarlas por debajo de la línea de las pestañas donde  son casi invisibles a la vista pasadas unas semanas de la intervención.

El postoperatorio: es importante para evitar complicaciones mantener un reposo relativo, evitando el esfuerzo físico pero siendo posible pasear, leer, ver tv…  las actividades deportivas deben suspenderse durante 4 semanas.

El tratamiento postoperatorio consiste en la aplicación de frío en las primeras 48 horas, pomada en la herida quirúrgica y, lubricación ocular.

Los puntos se retirarán entorno al 7º día tras la intervención.

La inflamación alrededor de los ojos irá disminuyendo de forma progresiva, la mayor parte lo hace entre la 1º y 2º semana. Suelen aparecer hematomas leves o moderados que desaparecen casi en su totalidad progresivamente entre 2-3 semanas.

El resultado estético al mes de la intervención es  satisfactorio y aún mejorará con el tiempo.

Toxina botulínica


Comúnmente conocida por el nombre comercial Botox. La toxina botulínica es una herramienta muy eficaz y segura  que consigue disminuir las arrugas de expresión mejorando el aspecto de cansancio o enfado que provocan. Especialmente eficaz en “patas de gallo”, en las arrugas frontales y en el “entrecejo”. Injustamente tratada en prensa y televisión por su abuso, uso inadecuado o por confundir sus efectos con el de cirugías agresivas que otorgan el mismo aspecto a algunos famosos. Con su uso regular se consigue minimizar el paso del tiempo en estas zonas tan visibles.

Cantoplastia/cantopexia lateral 

Procedimientos quirúrgicos por los que se corrigen la caída del canto lateral de los párpados inferiores. La caída de la zona lateral del párpado se produce con frecuencia por el incremento de la laxitud de los tejidos. Mediante estas intervenciones mínimamente invasivas conseguimos tensar la zona y colocar el canto lateral en una posición más estética y fisiológica.

Ver más

Procedimientos frecuentes en cirugía oculoplástica: Malposiciones palpebrales

Ectropión:

El ectropión palpebral es una alteración en la posición del párpado que hace que el borde del parpado inferior aparezca evertido hacia afuera.

Debido a esta posición anómala se producen algunos síntomas: picor, escozor sensación de cuerpo extraño, enrojecimiento del ojo, epífora (lagrimeo), secreción…

El tratamiento es quirúrgico. La técnica quirúrgica depende de la causa que cause el ectropión. La causa más frecuente es la laxitud de los tejidos causada por la edad y la técnica quirúrgica “cantoplastia lateral” suele ser suficiente.

Se trata de una cirugía con una incisión de 0,5 cm oculta en los pliegues cutáneos, bajo anestesia local y con una duración de menos de una hora.

Otras causas son el daño solar en la piel de párpado inferior, quemaduras, cicatrices, parálisis faciales… pueden necesitar de técnicas algo más complejas.

 Entropión

Es la inversión del borde del párpado provocando que las pestañas se rocen con la superficie ocular.

Se trata de una condición especialmente molesta, sensación de cuerpo extraño, fotofobia, dolor, úlceras corneales de repetición, epífora (lagrimeo), secreción son algunos de sus síntomas.

De no corregirse el entropión, el roce continuado de las pestañas sobre la superficie ocular puede causar la ulceración corneal que en casos graves puede terminar con la perforación del ojo y su pérdida, es por ello que el entropión debe ser resuelto SIEMPRE.

El tratamiento es quirúrgico, en algunos casos es necesario tratar las enfermedades causantes del entropión mediante medicación.

La técnica quirúrgica depende de la causa que origine el entropión. La causa más frecuente es la laxitud de los tejidos causada por la edad y la reposición de estos tejidos consiguen resolver el problema: “avance de retractores +/- cantoplastia lateral”. Se trata de una cirugía habitualmente realizada bajo anestesia local y con una duración de menos de una hora.

Otras causas como las enfermedades cicatriciales de piel y mucosas, quemaduras o cicatrices requieren intervenciones  más complejas como injertos de mucosa.

Caída del párpado superior o ptosis palpebral 

La caída del párpado superior provoca una disfunción tanto estética como funcional. Se trata de una alteración frecuente que puede afectar a pacientes de todas las edades. En el caso de los niños es especialmente importante porque la ptosis del párpado puede afectar al desarrollo visual y provocar ambliopía (comúnmente conocida como ojo vago) además de problemas de socialización incluso bulling en edades escolares. En personas de más edad además de ser un problema estético en ocasiones se acompaña de mala visión por el propio párpado, de cefalea o dolor de cuello por la postura compensadora.

El tratamiento suele ser quirúrgico, existen numerosas técnicas según la severidad de la ptosis, conjuntivo müllerectomía y cirugía sobre la aponeurosis puede resolver los casos leves o moderados. En los casos más severos somos pioneros en el uso del flap directo de músculo frontal que evita las cicatrices y los problemas de las suspensiones frontales convecionales.

 Otras enfermedades o procedimientos comunes. 

Tratamiento de los problemas de las pestañas. Ditiquiasis/triquiasis/pestañas aberrantes o mal orientadas que rozan el ojo.

Tratamiento médico y quirúrgico del blefaroespasmo: enfermedad muy invalidante si no se trata caracterizada por el cierre involuntario de los párpados.

Tratamiento quirúrgico reparador de la parálisis del nervio facial.

Diagnóstico y tratamiento de las lesiones cutáneas palpebrales:

El cirujano oculoplástico se encarga de la cirugía de estas lesiones realizando la reconstrucción que permita la mayor funcionalidad para el párpado y por tanto protección para el ojo.

  • Tumores malignos: carcinoma basocelular, melanoma…
  • Tumores benignos: lesiones quísticas de los párpados , verrugas, nevus , orzuelos, chalazion…

Sistema lagrimal

El lagrimeo es un síntoma común a muchas alteraciones oculares. Cuando el sistema de evacuación de la lágrima falla, el oftalmólogo oculoplástico es el encargado de estudiar dónde y cómo repararlo.

Patologías en esta área incluyen:

-Obstrucción congénita del conducto naso-lagrimal. Condición relativamente frecuente por el cual el conducto naso-lagrimal del recién nacido no está completamente desarrollado, aunque normalmente se resuelve en el primer año si no es así requiere atención quirúrgica: sondaje lagrimal.

-Obstrucción adquirida del conducto naso-lagrimal: Dacriocistitis crónica

Es una de las causas más frecuentes de lagrimeo en la persona de edad media o avanzada. En el caso de no resolverse puede complicarse con infecciones del saco lagrimal o dacriocistitis aguda (comúnmente conocida como rija), muy dolorosas y que precisan tratamiento antibiótico.

El tratamiento quirúrgico debe resolver la obstrucción evitando las infecciones y mejorar el lagrimeo. La dacriocistorrinostomía  externa o vía endoscópica cumple con ambos propósitos en un gran porcentaje de pacientes.

Cirugía orbitaria

El oftalmólogo especializado en cirugía oculoplástica es el personal mejor entrenado para el diagnóstico, seguimiento y tratamiento médico o quirúrgico de las enfermedades orbitarias.

Enfermedades orbitarias frecuentes incluyen los tumores orbitarios y la orbitopatía tiroidea.

Cavidad anoftálmica

A pesar de los avances médicos, aún hoy en día, es en ocasiones necesario intervenir quirúrgicamente para quitar un globo ocular. Accidentes, tumores, desprendimientos de retina repetidos, ojos ciegos y dolorosos o estéticamente inaceptables son condiciones que pueden llevar a tal solución. El oftalmólogo oculoplástico tiene la experiencia para practicar estas intervenciones (evisceración y enucleación) asegurando el mejor resultado estético y funcional. De la misma manera es el encargado del manejo de las complicaciones que con el tiempo pueden afectar a las cavidades portadoras de prótesis.

Ver menos