operacion de miopia malaga

Uveítis

Se trata de una inflamación de la úvea, la capa intermedia del globo ocular, que se ocupa del flujo sanguíneo de la retina.

Podemos dividirla en anterior y posterior. La posterior está formada por la coroides que está siempre en contacto con la retina. En la anterior encontramos el iris y el cuerpo ciliar, dos estructuras relacionadas con el cristalino y la cámara anterior.

La uveítis no podemos considerarla como muy frecuente aunque tampoco podemos considerarla como una enfermedad denominada rara. Actualmente se ha convertido en una causa importante de ceguera y pérdida de visión por todo el mundo. Suele darse en edades que están entre los 20 y los 60 años. 

Causas

Existen muchas causas para la aparición de la uveítis. Las más frecuentes son las infecciones, traumatismos, tumores o enfermedades autoinmunes como la colitis ulcerosa o la esclerosis múltiple.  En multitud de ocasiones el diagnóstico es muy complicado e incluso en determinadas ocasiones no llegamos a saber su origen.

Síntomas

Su principal característica es el ojo rojo dolorido, ver borroso y tener una alta sensibilidad a la luz solar. Otras veces se pierde visión.

Su evolución va a depender de la causa por la que ha aparecido el problema ya que puede darse una vez, varias o muchas a lo largo de nuestra vida. 

Pueden aparecer también complicaciones que pueden afectar y mucho a nuestra visión como el glaucoma, edemas o desprendimiento de retina.  

¿Cuál es su evolución?

La uveítis depende de la causa que la ha provocado. Puede suceder un único brote que dura pocos días, varios brotes repetidos a lo largo de la vida, o un único brote que dure meses.

¿Pueden producirse complicaciones?

Si la uveítis es crónica, pueden producirse enfermedades como cataratas, glaucoma, edema macular o desprendimiento de la retina.

Tratamiento

Para tratar esta enfermedad es fundamental el seguimiento del especialista o especialistas para que ayuden al diagnóstico definitivo y así poder ver que tratamiento será más acertado. Lo principal será aliviar el dolor y bajar la inflamación. Además y de forma inmediata trataremos la infección si la hay. Utilizaremos corticoides, tópicos, sistémicos o intraoculares.