Causas y tratamiento de los ojos amarillentos

La membrana que recubre el ojo lo habitual en las personas es que sea de color blanco, sin embargo, en algunas ocasiones aparece un color amarillento, conocido como “Ojos amarillos” o “Ictericia”. 

Esta condición médica puede indicarnos síntomas de problemas de salud graves, por tanto, es importante acudir a un oftalmólogo lo antes posible.

¿A qué se debe los ojos amarillos? Causas

El color amarillento toma posesión en los ojos debido a un incremento de la bilirrubina en sangre, esto ocurre cuando acumulamos más bilirrubina que la que el hígado es capaz de desechar, por tanto, se acumula en los tejidos dando así el color amarillo a los ojos o la piel. Por lo general, este color amarillo en los ojos nos indica de problemas en el hígado, páncreas o vesícula biliar.

En recién nacidos, es probable que se tenga un poco de ictericia ya que su hígado está empezando a funcionar. Para acelerar la desaparición de ésta, bastará con tomar sol durante unos minutos cada día. 

En cambio, en personas mayores si la coloración amarilla aparece, lo más probable es que sea síntoma de una enfermedad grave ocular, por tanto, es fundamental acudir a una clínica ocular para realizar una revisión. 

causas ojos amarillentos

Tratamiento para manchas amarillos en el ojo

El tratamiento idóneo para los ojos amarillos depende en todo momento de la causa por lo que ha sido provocado, como la anemia, disfunciones en el hígado o páncreas, etc. Veamos algunos ejemplos:

Enfermedades asociadas a los ojos amarillos y sus tratamientos

  • Enfermedades varias del hígado: si la causa es el desequilibrio de las funciones del hígado, se debe tratar el problema con remedios naturales, por ejemplo, realizar deporte, relajarse y llevar una alimentación saludable.
  • Algún tipo de anemia: para este caso es importante llevar una alimentación correcta con las vitaminas necesarias para lograr un adecuado funcionamiento del organismo.
  • Enfermedades graves: no debemos olvidarnos que los ojos amarillos puede ser un síntoma de enfermedades graves, es por ello que lo ideal sea acudir a un especialista, será quien nos diga el tratamiento más adecuado.

Otras de las enfermedades asociadas a los ojos amarillos son la hepatitis, la cirrosis, el reacción tóxica a fármacos e incluso el estrés.

¿Cómo prevenir la ictericia?

Para prevenir la aparición de la ictericia u ojos amarillentos, es fundamental llevar un mantenimiento de ciertos hábitos saludables como los siguientes:

  • Mantener una alimentación adecuada: ya nombrado anteriormente, en casos de anemia o enfermedades varias del hígado, es importante llevar una alimentación variada con todos los nutrientes y proteínas necesarias, pues esto puede ayudar a solucionar el problema.
  • Eliminar el alcohol: cuando se consume alcohol es el hígado quien trabaja para procesarlo. Al tratarse de una sustancia tóxica para nuestro organismo, hace que nuestro hígado se debilite, siendo incapaz de realizar con normalidad las demás funciones.
  • Revisar los medicamentos: hay algunos medicamentos que tienen síntomas secundarios como los ojos amarillentos, y sucede al igual que con el alcohol, el hígado se encarga de procesarlos. Si aparecen esas manchas amarillas en los ojos, lo recomendable es visitar al médico.

Artículo de interés: ¿Por qué veo manchas negras y cómo se quitan?

¿Cuándo acudir a un oculista por manchas amarillas en los ojos?

No todas las personas que tienen manchas amarillas en los ojos padecen una enfermedad grave. Hay muchos casos en los que las personas nacen con el síndrome de Gilbert, que ralentiza la capacidad de funcionar del hígado, y esto conlleva a altos niveles de bilirrubina y por ende, a la ictericia, por lo que en estos casos, no es necesario acudir a un oculista.

En cambio, cuando esa coloración amarillenta aparece en edades avanzadas, sí puede ser señal de patologías graves y es por ello que se debe acudir al oftalmólogo cuanto antes. Es importante realizar la exploración pertinente para conseguir un diagnóstico certero y fiable.

Una vez hecho el diagnóstico, es cuando se podrá restar o no importancia al síntoma inicial, conllevando así a iniciar el tratamiento correspondiente lo antes posible.