Defectos refractivos para recurrir a la cirugía de los ojos

La cirugía de los ojos va dirigida a aquellas personas que sufran de miopía, astigmatismo o hipermetropía y quieran eliminar esos defectos refractivos oculares que les están impidiendo ver la realidad tal y como es.

Cuando la imagen llega al ojo, sufre un proceso conocido como refracción y se proyecta en la retina, permitiendo que la imagen llegue al cerebro y se perciba nítidamente. Esto es lo que ocurre con un ojo normal.

cirugía ojos Málaga
cirugía en los ojos en la provincia de Málaga

Entonces, ¿qué ocurre cuando el ojo tiene un defecto de refracción?

La imagen es proyectada de forma anómala, lo que implica que dicha percepción de la imagen está alterada y se ve borrosa.

Los defectos de refracción que podemos padecer y podemos solucionar con cirugía para los ojos en Málaga son:

Miopía

Se manifiesta cuando percibimos borrosos objetos lejanos porque la imagen se forma delante de la retina, porque el ojo es más largo de lo normal o el cristalino, córnea u ambos son muy potentes.

Esta alteración visual suele presentarse durante la infancia y varia con el paso del tiempo. Habrá que esperar a alcanzar nuestro máximo en las dioptrías si nos queremos someter a la cirugía.

Hipermetropía

Se trata de un error de enfoque visual que provoca ver borrosa e incómodamente de cerca. A pesar de ello, es cierto que a partir de cierta edad, es inevitable que empezamos a ver mal los objetos lejanos. En este caso, la imagen se enfoca por detrás de la retina y no directamente en ella.

Astigmatismo

Se da en pacientes cuya córnea no tiene la misma curvatura en todas sus zonas. La luz se enfoca en más de un punto de la retina y provoca una visión distorsionada. Podemos distinguir a su vez, varios tipos de astigmatismos:

  1. Simple: Afecta únicamente a un eje.
  2. Compuesto: Asociado a la miopía o hipermetropía
  3. Mixto: Un eje se enfoca detrás de la retina y otro delante.

Requisitos para someterse a la cirugía ocular

  • Querer disfrutar de una buena salud ocular.
  • Ser mayor de 18 años y con un límite máximo de 50.
  • Estabilidad ocular, es decir, que la graduación no avance en todo el año anterior a cirugía.
  • Estar dentro del rango permitido de dioptrías.
  • Haber estado sin lentes de contacto durante un tiempo suficiente. Estamos hablando de dos semanas para lentes de contacto blandas, 3 semanas para lentes de contacto semi-rígidas y 4 semanas para lentes rígidas.

Durante la cirugía ocular se le proporcionará un colirio que adormecerá la superficie del ojo. Dicho procedimiento quirúrgico se lleva a cabo con el paciente despierto, pero además de dicho colirio, se le suministrará un medicamento relajante.

La cirugía LASIK, la más empleada en este tipo de tratamientos, puede realizarse tanto en uno como ambos ojos en una única sesión.

En los inicios de la tecnología LASIK, se empleaba un cuchillo especial automatizado para cortar el colgajo, pero hoy en día gracias a las innovaciones tecnológicas, se ha convertido en un método más común y seguro.

El porcentaje de las personas que se someten a la cirugía de ojos son aquellas que usan lentes convencionales o de contacto por visión corta, es decir, que sufran de miopía.

Si quiere obtener un presupuesto y asesoramiento totalmente gratuito sobre esta técnica innovadora, no tarde más en contactar con nosotros y le informaremos sobre todo lo que necesite para quitarle el miedo y pueda disfrutar de una buena salud ocular y nunca más tenga que forzar la vista para ver las cosas tal y como son.