Queratitis

¿Qué es?

Se produce cuando la córnea, esa estructura transparente que tenemos en la parte anterior del ojo por donde nos entran las imágenes y la luz, se inflama.

Síntomas

Lo más ocasional que nos produce es un fuerte dolor en los ojos, lágrimas y se nos puede poner un poco rojo. A veces puede producir úlceras, algunas de ellas graves incluso produciendo pérdida de visión. Las personas que más probabilidad tienen de sufrir queratitis son aquellas que usan lentes o aquellas que sufran algún tipo de golpe o traumatismo en la córnea.

Causas

La queratitis puede venir por diferentes causas. Las más comunes son las siguientes: 

Bacterias: Suele aparecer cuando fallan las defensas del ojo o en la superficie del mismo. No suele aparecer la bacteria por una infección en la córnea. Existen numerosas bacterias causantes.

Virus: causadas por adenovirus, el virus del herpes simple y el virus del herpes zoster. El primero se trata de un virus superficial. Las de herpes pueden producirse a través de las capas corneales, denominadas úlceras corneales. Las menos habituales pero no por ella hay que dejarlas sin importancia son las del virus del sarampión, en especial en edad infantil.

Protozoos, Parásitos y Hongos: aunque son mucho menos habituales, también tienen que ver con la aparición de la queratitis.

Enfermedades de la piel: Conocemos la acné rosácea como una dermatosis frecuente que afecta de manera principal a la piel expuesta al sol de la cara y que frecuentemente afecta también al ojo.

Enfermedades Neurológicas: Se conoce como queratitis neuroparalítica y se produce cuando el nervio sensitivo de la cara se paraliza, provocando la lesión discoide y la consiguiente sensibilidad total. 

Queratitis por exposición: Se da durante el cierre palpebral incompleto (lagoftalmos) cuando parpadeamos involuntariamente, sobre todo al dormir por la noche. Al dejarnos el párpado abierto, la parte de debajo de la córnea queda más expuesta al exterior y hace que se seque. 

Falta de vitamina A: La xeroftalmia es causada por la ausencia de la vitamina A en tu dieta. Los síntomas generales son la sequedad ocular y la ceguera nocturna, también conocida como nictalopía. 

Traumatismos: Existen tantísimos tipos de traumatismos que es imposible clasificar todos. Los que más suelen darse son:

Fotoftalmia: este tipo de traumatismos se da por la radiación ultravioleta en sus exposición, con un periodo de latencia de unas 8 horas entre la aparición del traumatismo en sí y el comienzo de los síntomas. Suele darse cuando practicamos deporte en montaña, nieve, etc.. y no protegemos bien nuestros ojos.   

Muy parecido a la fotoftalmia es la exposición ocular al arco voltaico. También posee un periodo entre la aparición y los síntomas. Cuando la queratitis aparece por estas dos causas se le denomina fotoeléctrica.

Uno de los casos más graves se produce cuando entran en contacto tus ojos con productos químicos peligrosos de manera involuntaria. Suele ser de máxima gravedad la inflamación.

Además, otro de los casos de queratitis se puede incluir el uso excesivo y continuado de las lentes. 

Tipos de queratitis

Podemos clasificarlas en superficiales y profundas. Las superficiales son las más normales de aparecer y afectan a las capas anteriores de la córnea. También son las más sencillas en su curetaje ya que desaparece con un tratamiento sencillo. Las profundas, como su nombre indica, afecta a las capas más profundas. Suelen aparecer menos pero son más graves.

Las superficiales no suelen dejar cicatrices si se realiza una tratamiento de cura satisfactorio. En el caso de las profundas es realmente inevitable la aparición de las molestas cicatrices, lo que conllevará a un poco de opacidad y pérdida de visión. La solución pasará por el trasplante corneal.

Factores de riesgo:

  • Utilización de manera inadecuada y poco higiénica de las lentes de contacto.
  • Traumatismos debidos a algún golpe o roce.
  • Cirugías corneales previas.
  • Enfermedades de la superficie ocular.
  • Diferentes factores como por ejemplo la falta de Vitamina A, diabetes o algunos estados de ánimo que pueden causar inmunodepresión.

Prevención

Podría decirse que lo ideal es evitar las causas que pueden producirla. Si eres usuario de lentes debes ser muy estricto con la higiene que conlleva el uso de las lentes, evitar su utilización por la noche y realizando visita antes cualquier molestia. Si vas a practicar deportes de montaña o de nieve con el correcto uso de protectores oculares. El mismo cuidado en profesiones con peligros oculares como por ejemplo en temas agrícolas o químicos.

Tratamiento

El tratamiento irá dependiendo de la causa que lo provoca. Si se ha infectado será mediante la medicación más apropiada para cada paciente vía tópica. Sera distinto según la causa que la haya provocado.