Pterigion

Definición

Es una anomalía ocular relativamente frecuente por la que se produce un crecimiento anormal de tejido de la conjuntiva sobre la córnea. También se le llama de manera coloquial palmera o uña. Con toda probabilidad se produce de forma horizontal desde el lado nasal hacia el centro de la córnea, y siempre va a tomar la forma de cuña. Rara vez aparece desde el lado externo.

Causas

No se sabe a ciencia cierta el porqué de su desarrollo, aunque los factores de riesgo se podrían clasificar en:

  • Excesiva exposición al sol.
  • Hombres.
  • Trabajos que sean al aire libre.
  • Demasiada exposición a diferentes condiciones que pueden irritar los ojos como por ejemplo humos, polvo, calor, etc.
  • De igual modo a productos alérgenos como los productos químicos.

Existen muchas teorías que conducen a la aparición del pterigion. La que más personas pone de acuerdo es aquella que dice que para que se produzca un crecimiento del tejido conjuntival es debido a los factores anteriormente enumerados hacen que no se produzca una perfecta humectación de la parte anterior del ojo. Esto provoca sequedad y a continuación inflamación.

Síntomas

Lo primero que se nota es la parte estética, donde podremos comprobar como aparecerá un tejido de color blanco suave en la córnea perdiendo la forma circular. Además se enrojecerá. También puede ser pinguecula, que se produce cuando aparece un pequeño bulto redondo y triangular, de color amarillo o blanco.

El bulto va a provocar que notemos cierta sensación de que al parpadear contactamos como si tuvieras algo molesto en el ojo, como arena o algo similar. También puede que se ponga rojo lo que provoca la inflamación.

¿Puede prevenirse?

Igualmente la mejor forma de evitar la aparición del pterigion es evitar los factores que hemos comentado antes. Así pues, cuando observemos los mínimos síntomas, debemos buscar protección en forma de gafas de sol, humedecer bien los ojos de forma periódica y evitando el molesto viento de frente en tus ojos.

Tratamiento

El tratamiento antes de que aparezca el síntoma es únicamente preventivo, usando las medidas que hemos comentado con anterioridad. Es recomendable realizar fotografías del ojo posiblemente afectado para ver su comparación con el tiempo y ver cómo va creciendo hacia el centro de la córnea.

Tratamiento no existe. Solamente cabe la posibilidad de acudir a quirófano para la extirpación del tejido anómalo que está en la córnea. En la mayoría de ocasiones cuando el tamaño es más grande de lo normal se extirpa también la parte de la conjuntiva justo pegada para evitar así que vuelva a aparecer el problema.

No debemos dejar que crezca el problema, así que recomendamos que hagas uso de la cirugía para evitar así crecer mucho y que te afecte a la larga y de forma muy seria a nuestra vista. La operación se realiza con anestesia local con infiltración.