Tratamiento moscas volantes

Moscas Volantes

Las "moscas volantes" son pequeños puntos que se desplazandentro del campo visual de muchas personas. 

Pueden tener diversas formas (líneas, círculos, telas de araña) y siempre se movilizan hacia la zona que miramos. 

Se perciben con mayor facilidad cuando la persona mira sobre un fondo claro bien iluminado como el cielo o una pared blanca soleada.

¿Qué las provocan?

Las "moscas volantes" son como pequeños grumos que se encuentran flotando dentro del vítreo. El vítreo es un líquido transparente y gelatinoso que rellena la parte posterior del ojo. En condiciones normales se encuentra anclado a la retina, que forma las paredes del fondo de ojo. 

A medida que envejecemos, el vítreo se va encogiendo y separando de la retina.Cuando esta separación es total se produce lo que el oftalmólogo llama desprendimiento de vítreo (no confundir con el desprendimiento de retina). El vítreo queda entonces suelto y generalmente suelen aparecer "moscas volantes" asociadas. 

Es un fenómeno muy frecuente a partir de los 50 años, pero también puede  [Moscas Volantes] aparecer en personas mas jóvenes, sobre todo si son miopes. En la mayor parte de las personas el desprendimiento de vítreo es un fenómeno sin repercusiones. 

Sin embargo, en algunos casos menos frecuentes, el vítreo, al desprenderse, provoca tracciones, roturas retinianas o incluso sangrados que sí pueden tener mayor trascendencia, puesto que pueden ser el origen de un desprendimiento de retina. 

¿Cuándo se debe consultar?

Deben consultar aquellas personas que noten la aparición brusca de nuevas moscas volantes no presentes anteriormente o cuando éstas se acompañan de la aparición de luces centelleantes o de sombras en la visión periférica. 

El oftalmólogo dilata la pupila y examina las zonas de la retina en la que pueden aparecer roturas precoces. 

¿Cómo se tratan?

Las "moscas volantes" no requieren de tratamiento.

A veces pueden llegar a ser molestas durante la lectura; si así fuera, podemos lograr apartarlas de nuestro eje visual mirando hacia arriba y hacia abajo de tal modo que se creen en el vítreo remolinos que logren desplazarlas de nuestra mirada.

Solamente en aquellos casos en los que el oftalmólogo detecte algún problema retiniano asociado puede ser necesario un tratamiento profiláctico mediante láser.